Saltar al contenido
Educación Maestros

Estrategia Empresarial Definición e Importancia

Establecer una estrategia dentro la empresa implica muchos factores y análisis del entorno en que se desarrolla y la actividad a la que pertenece, por ello se debe aplicar técnicas o prácticas que nos ayuden a desarrollar la estrategia de forma favorable identificando aspectos positivos y negativos al momento de plantear un nuevo proyecto que alcance las metas establecidas y los objetivos planteados, monitoreando y controlando el desempeño de la empresa.

Definición: La estrategia empresarial no contiene una definición exacta ya que está marcada por la misión y visión que se establece dentro de una empresa, por ello, se debe analizar el entorno en que se va a desarrollar y plantear procesos que ayuden a establecerse durante un tiempo prolongado en el mercado, sin embargo, una estrategia general se puede definir como:

«una especie de master plan a todos los niveles de la organización, por el que se manifiesta y se explica por escrito como dicha empresa alcanzará sus misiones y objetivos, maximizando las ventajas competitivas y minimizando las debilidades competitivas.»

Importancia de una estrategia empresarial

El uso de una estrategia efectiva y de éxito le permite a la empresa triunfar en el mercado a pesar de las dificultades que se presenten en el transcurso de su actividad, es decir, si se implementa una correcta estrategia la empresa genera o crea valor.

¿Cómo construir una buena estrategia?

Es relación a lo anteriormente expuesto, existe un conjunto de prácticas que sirven como guía al momento de construir la estrategia, detalladas a continuación:

Análisis de entorno. – se utilizan tres herramientas principales como son: Análisis PESTAL (Organiza aspectos relevantes del entorno, compuesto por factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, ambientales y legales), Diamante de Porter (reconoce la infraestructura y condiciones de una región o país) y Análisis de la Industria (define oportunidades y amenazas en el entorno).

Análisis interno. – identifica debilidades y riesgos internos mediante el análisis de recursos y competencias utilizando la Cadena de Valor, donde se evaluarán áreas como: activos físicos, financieros, intangibles, organizacionales y Recursos Humanos.

Construcción de la matriz DOFA. – también conocido como FODA, donde se determinan fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas existentes en la empresa, indispensable para la identificación de riesgos internos y externos.

Entrevistas a las partes interesadas. – se debe conocer límites y expectativas de los dueños de la empresa, como: el capital, gastos, riesgos futuros, etc. e informar a los grupos de interés para que no se vean afectados.

Establecimiento de la estrategia. – se debe establecer las ventajas competitivas (se trabaja en conjunto con la matriz DOFA para definir la estrategia a adoptar), factores claves al éxito (satisfacer las necesidades del cliente, optimizar recursos, posicionamiento de la marca, etc.) y los objetivos y metas (fijación de indicadores para el control y cumplimiento de la estrategia).

Declaración de misión y visión. – tener clara la razón de ser de la empresa, donde a pesar de los cambios, conste con una ideología esencial.

Validación de las estrategias. – se cuantifica las acciones que se van a realizar, junto con la capacidad del cumplimiento de metas.

Establecimiento de estrategias adicionales. – interviene la venta de bonos, venta de activos de la empresa y restructuraciones.

Comunicación a los grupos de interés. – informar y rendir cuentas del estado en que se encuentra operando la empresa, se involucra la responsabilidad social y las relaciones que se mantienen con los inversionistas.

Luego de haber definido la estrategia es importante que exista un control y monitoreo para un mejoramiento continuo, lo que significa, contar con un sistema de medición de gestión y la implementación de la Gestión integral de riesgos (GIR), lo cual ayudara a que la empresa consolide su Sistema de Control Interno, generando una cultura de autocontrol y autoevaluación en la parte interna de la empresa. (Departamento Administrativo de la Función Pública, 2011)

Conclusión

La aplicación de una estrategia efectiva se logra definiendo la misión y visión, aplicando las prácticas mencionadas anteriormente como referencia, de tal forma que la empresa crea valor, cumple con los objetivos y metas establecidos, logra un posicionamiento en el mercado y a su vez gestiona y administra el riesgo existente en el entorno, siempre y cuando se tomen decisiones acertadas y todos los miembros de la empresa tengan claridad respecto de su direccionamiento estratégico.

Fuente: Gestión Integral de Riesgos «Bravo, O. & Sánchez, M.», Fundamentos de Estrategia Empresarial «Martabit, J. T. (2013)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario, esta web almacenará tus datos. Sin embargo, no serán compartidos a terceros. Lee nuestra Política de Privacidad.